Mahler: discografía esencial. Das Klagende Lied (2/2)

>> jueves, 6 de mayo de 2010


Mahler: discografía esencial. Das Klagende Lied.
Segunda parte

(ver Parte 1)

Acento magyar
En otro contexto, la interpretación de Ligeti al frente de la RTV magyar es también antológica. Tal vez Orquesta y Coros no estén al nivel de los holandeses. Sin embargo, no cabe duda que Ligeti rescata el lado de un Mahler oriundo de Bohemia y nacido cuando era un Estado más del Imperio Austro-Húngaro. Su interpretación es clara y objetiva y, en algunos puntos (como en los diálogos entre contralto y coro), resulta más incisiva incluso que la de Haitik o cualquier otra que pongamos enfrente. Si la comparamos con la de Boulez, caeremos en la cuenta de que aun en los pasajes de mayor intensidad Ligeti sabe obtener de la orquesta una sonoridad prístina sin que por ello olvide la densidad y complejidad mahlerianas ya presente en esta obra de juventud. Los solistas sacan dignamente adelante su papel y en todo momento saben aprovechar esa cierta oscuridad propia de la escuela de canto magyar, lo cual resulta idóneo para interpretar a Mahler.



Chailly, original
En cuanto a la versión «original», también presentamos la versión de Riccardo Chailly dirigiendo a los Coros y Orquesta de la RSO de Berlín, con Dunn, Fassbaender, Baur, Hollweg y Schmidt en los papeles solistas. Sin duda alguna, una de las ventajas con que cuenta esta grabación es que se trata de la versión que en sus orígenes constaba de tres movimientos y que, al parecer, salvo algunas modificaciones en su instrumentación y en la utilización de masas vocales, es la más cercana a la presentada ante la Academia Vienesa. En esta interpretación cabe destacar la actuación magnífica de una RSO brillante y llena de matices. Pongan particular atención a los pasajes donde predominan los metales, en especial la tercera parte, donde se perciben prístinos y en todo momento precisos. Los coros hacen una interpretación dramática que va de un primer movimiento que circula de la bienaventuranza del inicio de la historia (no debemos perder de vista que a pesar de todo es un cuento de hadas) a lo ominoso y fatídico de los movimientos subsecuentes. Los solistas cumplen espléndidamente con su papel, siendo tal vez y de manera paradójica que ahora sea el mismo Hollweg el que no esté ya a la altura de los demás en tanto que se le escucha un poco cansado en su timbre de voz. No es para menos... desde su grabación con Haitink a la de Chailly se rebasan los veinte años.
En cuanto a la dirección orquestal, el italiano saca partido de la densa trama y se nota que en su lectura hubo estudio y disección de la obra. Probablemente el único elemento que pudiera reprochársele es que su visión de la cantata es en retrospectiva, es decir que la emparenta más con el Mahler de la Octava Sinfonía, que con el Gustav aún sumergido en la sangre del Grial.

Tres esenciales
En resumen: en cuanto a la versión definitiva, Haitink es la versión ideal, si a quien recurrimos es al Mahler más occidental. En Ligeti tenemos una versión también de referencia si abordamos al compositor nativo de los campos y aires de la Bohemia entonces imperial. En cuanto a la versión, digamos, más apegada al original, Chailly sería la primera recomendación, en especial porque no cae en la simplicidad sosa de Rattle, pero tampoco en los excesos a veces agobiantes de Boulez. A mi criterio, tres versiones que más que rivalizar resultan complementarias e indispensables en la discografía de todo escucha mahleriano. ¿Las mejores versiones?... Sin duda.




Parte 1 | Parte 2

9 comentarios:

Juan Carlos Arias 6 de mayo de 2010, 9:08  

¡Excelentes versiones las que presentan! En cuanto a los comentarios entendibles y reveladores ¿Maher en presencia de Freud?... Para la historia... Cualquier cosa por haber sido testigo presencial: dos monstruos que hicieron suyo el naciente siglo xx, uno la cumbre del razonamiento y la deducción; el otro, cumbre de la música impulsiva y demoledora... ¡vaya enfrentamiento!... ¿se sabe algo más de la entrevista?
¡Gracias y felicidades!

Anónimo 6 de mayo de 2010, 17:28  

Excelente entrada! y las versiones para ilustrarla un lujo. Felicidades al equipo!

ipromesisposi 7 de mayo de 2010, 2:31  

¡Qué envidia de trabajo!
Felicidades de todo corazón.

Anónimo 9 de mayo de 2010, 19:49  

Hola, excelentes versiones del músico bohemio. y hablando de versiones, el Sr. Toledo presento una de das lied van den erde del mahler feest 1995, alguien podria hablar o comentar algo sobre ese festival? he escuchadola 4ta y me parecio muy buena, a cargo de Muti y la filarmonica de viena. Aqui les va un enlace de descarga http://classicalarchives.wordpress.com/2010/04/28/mahler-feest-1995.htm Saludos.
Melomano

Elgatosierra 13 de mayo de 2010, 3:30  

Princesa Itzel, felicidades por estos dos clarividentes ensayos.
Creo que ha quedado claro que el lamento de Mahler en Das klagende Lied es la queja por el amor fraternal traicionado, el ser humano es capaz de matar a su propio hermano para conseguir el amor de una mujer y el poder. ¡La condición humana es terrible! Las lecturas psicoanalíticas del tema son diversas. Podríamos hacer referencias incluso a temas religiosos generales y judíos particulares. Me conformaré con lo apuntado hasta aquí.
Hace tiempo, en el blog de Gabriel, defendí la idea, y ahora vuelvo a traerla aquí, que podríamos considerar esta obra como la primera sinfonía de Mahler. Y no es que quiera eliminar la Titán ni mucho menos, sino que al igual que muchos consideran Das Lied von der Erde como la novena, bien podríamos considerar a Das klagende Lied como la primera, y así podríamos tener hasta doce sinfonías de Mahler. Bien, pero esto no es fundamental, es sólo una idea.
Y ahora si que llegamos a un punto álgido, al tema de las versiones.
Las tres que aquí se presentan con ser buenas no me convencen y diré el por qué, pues no se trata de descalificar sin razonar.
Mahler en general, y en Das klagende Lied en particular no era ni claro ni transparente como la versión de Haitink, no es que tuviera las inseguridades de Bruckner ni mucho menos, pero era más bien oscuro y opaco, denso y tortuoso, y en muchas ocasiones su partitura así lo manifiesta.
Tampoco era objetivo, como la versión de Ligeti, sino, más bien, bastante subjetivo, y esto no es un reproche ni mucho menos, es una realidad. Como decía Bergamín, “si yo fuera un objeto sería objetivo, pero como soy un sujeto soy subjetivo”. Está demostrado, hasta la saciedad, que los intentos de objetivizar y simplificar la música de Mahler nos llevan al desastre. A Mahler, como a todos los compositores, hay que comprenderle y contextualizarle, si no estamos perdidos.
Y la versión de Chailly con ser la original, y además muy hermosa, tampoco es suficiente, el propio Mahler al final no dirigió esta versión, sino la revisada. Por momentos me parece escuchar más a Wagner que a Mahler.
Por mi parte, y por ahora, seguiré fiel a la versión de Boulez, que es la que me parece que mejor expresa y me comunica la complejidad y la oscuridad de este justo reproche de Mahler que es Das klagende Lied.
Un amigo me comentó hace tiempo la existencia de un interesante DVD con una meritoria versión de esta obra en un concierto en directo por Jurowski con Montalvo, Fassbender, y los hermanos con el Coro y la Orquesta Filarmónica de Londres para IDEALE AUDIENCE INTERNATIONAL. Sigo en su búsqueda, y cuando lo localice ustedes serán los primeros en saberlo.
Fernando, felicidades, soberbio comienzo de esta nueva singladura.
Salud, paz, sonrisas y cordiales saludos.
Elgatosierra

Fernando G. Toledo 13 de mayo de 2010, 18:31  

Yo tengo para mí la de Boulez, también, en lo alto. Pero, Gato, no has dicho nada de la de Haitink, que El Reyes destaca también. La verdad no la había escuchado como era debido y estoy empezando a tomarle el gusto. Y qué bien sabe.

Elgatosierra 19 de mayo de 2010, 0:37  

Sí Fernando, si te fijas bien sí he dicho algo de la de Haitink
He señalado que su versión es clara y transparente, algo que le puede cuadrar bien a Dan Lied von der Erde, pero no a Das klagende Lied, porque Mahler aquí era más bien oscuro y opaco, denso y tortuoso, y en muchas ocasiones su partitura así lo manifiesta, lo que creo refleja mejor Boulez.
Pero claro, ahora me queda un escrúpulo que dejaré aquí, y es qué sería capaz de hacer ahora Haitink con esta obra si se lo propusiera, pues aquella grabación es ya muy antigua, y su talla actual como director de orquesta nada tiene que ver con la que era entonces. Y si fuera el ejecutivo de la discográfica dejaría al maestro que eligiera libremente tanto a los solistas como a la orquesta, porque no creo que nadie pudiera renunciar a esa aventura con él como líder.
Salud, paz, sonrisas y cordiales saludos.
Elgatosierra

ilsi itzel 4 de junio de 2010, 12:40  

Estimados amigos Gatosierra y Fernando:
Desde mi particular manera de pensar ese es el embrujo de la música, que según nuestra subjetividad una versión nos parece mejor que otra y ¡que bién que así sea en beneficio de la bendita pluralidad!. Para mí, Boulez no acaba de convencerme no obstante que la crítica lo ha elevado en la interpretación mahleriana y muy en particular en esta obra digamos de juventud. Probablemente se deba a cuestiones idiosincráticas, ya que no es un secreto que franceses y magyares no compartimos muchas cosas en común. Boulez me agobia debido a que no termino de entender sus planteamientos.
En realidad Das Klagende es de hecho una obra poco frecuentada y que tal vez debiera tener lecturas de mucho mayor nivel. Alguna vez escuche por radio una vieja interpretación de la Sudwestfunk con Rosbaud de esta obra y que me hubiera gustado colocarla; pero es inconseguible hoy por hoy, no obstante que (de nuevo a mi parecer) sería la versión que ostentaría el calificativo de referencial.
Reciban un fuerte abrazo y el mas sincero de los saludos!

Rafael 29 de junio de 2011, 7:07  

Este verano voy al festival de Salzburgo y entre otras cosas asistiré a la versión de 1899 dirigida por Boulez con la Filarmónica de Viena. Gracias por vuestros comentarios. Cuando venga del viaje haré el mío en este caso no de una grabación.

Mozart: Sinfonía Nº 25 - I Mov. - Böhm

  © Blogger templates Sunset by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP