Yupanqui - Yupanqui en piano – Herrera

>> sábado, 3 de octubre de 2009



Las teclas de Don Ata

La pianista y compositora cordobesa Hilda Herrera presenta en Yupanqui en piano un sentido homenaje a un artista que, de una u otra manera, ha influido a varias generaciones de músicos argentinos. En el caso particular de Hilda, es fruto también de muchos años de amistad con Atahualpa Yupanqui, a quien conoció personalmente a mediados de los años '60 del siglo pasado.
A Yupanqui le gustaba escuchar sus temas en piano solo, y de ese placer surge entonces la idea de realizar esta grabación. Es así que Hilda dice haberse «sentido en deuda con él en estos últimos años después de su desaparición, y quiero creer que estaría contento al escuchar esta grabación, aunque seguramente escondería su agrado detrás de alguna de las expresiones socarronas que lo caracterizaban».
Una de las características más destacables de este registro es el de poner en primer plano la música de Yupanqui, muchas veces relegada por la importancia de las letras de sus canciones. Dice Hilda Herrera: «Debo confesar que, allá por los ’60, me atraían mucho más sus textos que su música, seguramente por esa lógica inquietud juvenil de una búsqueda armónica más compleja. Al conocerlo, verlo tocar y, por último, hacernos amigos, comencé a entender el misterio de la simplicidad en música, que es la esencia (creo yo) de la mayoría de las músicas folclóricas del mundo. Ese entendimiento se lo debo a él, que cuántas veces, con su "paisana, toque nada más que dominante y tónica" me sacaba de quicio. Pero eso era parte de su personalidad avasallante y poderosa».
Yupanqui en piano está integrado por trece temas, cinco instrumentales (La nadita, Vieja danza querida, Lloran las ramas del viento, El bien perdido y Agua escondida) y ocho temas en piano solo (Piedra y camino, El arriero, La raqueña, La Arribeña, Sin caballo y en Montiel, El alazán, Chacarera de las piedras y Recuerdos del Portezuelo), de los que se incluyen las letras en la lámina del CD. Chacareras, zambas y canciones, más una vidala litúrgica y una milonga entrerriana son los géneros de estas composiciones firmadas por Atahualpa Yupanqui, Pablo del Cerro, o por ambos, que forman parte fundamental del cancionero criollo.


3 comentarios:

Äriastóteles Lumínico 3 de octubre de 2009, 4:58  

¡Excelente recomendación!

Elgatosierra 6 de octubre de 2009, 5:49  

Conocí a Atahualpa Yupanqui por su disco El Payador Perseguido, y me dejó tan impresionado y marcado como tantos otros artistas que nos hablan con las voces de sus pueblos, como Benny Moré, Chavela Vargas, Mercedes ‘La Negra’ Sosa, Víctor Jara, Violeta Parra... Y que voy a deciros a vosotros que habéis mamado sus letras y sus músicas mezcladas con la leche de vuestras madres.
Éstas son versiones e interpretaciones honestas y sentidas.
A veces, además de los ritmos folclóricos argentinos, se dejan trasparentar ecos españoles, e incluso impresionistas.
Me encantó la simplicidad de los temas, que facilita el que te lleguen directa e inmediatamente al corazón.
Muchas gracias por la golosina Fernando.
Salud, paz y unas sonrisas para Atahualpa Yupanqui y Hilda Herrera.
Elgatosierra

Abril en Octubre 19 de abril de 2013, 6:50  

fuera de linea :(

Mozart: Sinfonía Nº 25 - I Mov. - Böhm

  © Blogger templates Sunset by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP